Los países bálticos, golpeados por la crisis