¿A quién beneficia el recorte en el gasto público?