Las autoridades europeas imponen reformas regresivas