¿Es inevitable sufrir la dictadura de los mercados?