La credibilidad económica del poder