Ni devaluación interior ni austeridad fiscal: en Europa hay una alternativa político-económica de izquierda