La investigación sobre cambio climático sigue su ritmo