En los últimos 20 años se ha destruido en la costa española la superficie equivalente a ocho campos de fútbol al día