Lenguaje bélico, la nueva propaganda