Malas noticias para los milmillonarios… y algún chihuahua