¿Es el asesoramiento del FMI mejor que el consejo del primer borracho que te encuentras en la calle?