IRPF 2008: los empresarios declaran la mitad de ingresos que los asalariados