Toronto, en estado de excepción