¿Cuerpos uniformes? No caigáis en eso, chicos