La UE vigilará a los ciudadanos de «opiniones radicales»