El Instituto Cervantes paraliza un concurso cuando la palabra "República" era la favorita de los españoles