Israel y la cobardía de nuestros políticos