Venezuela fue el país de Latinoamérica que más redujo su gasto militar en 2009