Elecciones en Uruguay: liberarnos de dos palos metidos en la rueda de la democracia