Un ajuste que no toque el gasto social sí es posible