La izquierda económica plantea alternativas