El reparto del trabajo y el poder de la estupidez