¿Quién se beneficia de la independencia de los bancos centrales?