El gobierno usa fondos que respaldan el pago de pensiones para comprar deuda soberana