¡Qué suerte la nuestra: trabajamos más por menos dinero!