La obsesión de un millonario: la regresión de nuestra política