La histeria del abismo fiscal, manipulada por los interesados halcones del déficit