Doha, en el velorio del Protocolo de Kioto