Doha, ¿el lugar adonde los acuerdos mundiales van a morir?