Alemania: El fin de la ilusión socialdemócrata