Galicia y el efecto Syriza