Más de 600.000 hogares han perdido su vivienda desde 2008