El paro: un disparate cruel y evitable