Conozca a Catherine Ashton, vocera de la arrogancia europea, que da lecciones a Chávez