Pentágono desesperado incita agresión a Siria desde Turquía, mientras economía occidental cae en picado