Más de 2,2 millones de niños viven en España por debajo del umbral de la pobreza