La epifanía de un plutócrata: No hay que contar todos los votos