La izquierda debe prepararse para el colapso de la eurozona y asumir que la deuda es impagable