No es nuestra deuda y no es nuestro rescate