Érase un hombre lúcido a un cigarrillo pegado