Derechos humanos en Honduras: El Departamento de Estado mira para el otro lado