Europa es el eslabón débil del imperio del capital