La reforma laboral no sólo ataca al trabajo, ataca a la vida