Neoesclavismo, el camino de vuelta