En Europa, la crisis se llama euro