Si el Estado no puede garantizar el empleo, debe, al menos, garantizar una renta ciudadana