Sarkozy: la mascarada del impuesto sobre las transacciones financieras