Alemania: cuidado con la comparación laboral