El 'rescate' griego: un ataque a la democracia