Grecia, una golosina para los bancos